Artículo sobre Derecho de Autor

Etiquetas

, ,

Crear una obra intelectual requiere de esfuerzo, conocimientos y experiencias. Exponerla y demostrar el valor que tiene, llena de satisfacción al autor. Sin embargo, el reconocimiento construido durante muchos años, puede ser perdido en segundos.

Si bien el Derecho de Autor protege nuestra propiedad intelectual, aún existen diversos casos donde se han violado obras sin respetarse los estatutos jurídicos. Como se plantea en la lectura, la protección se condensa en el soporte material, más no en las ideas. Por ejemplo, el plagio cometido por Alfredo Bryce Echenique tras haber colocado en sus columnas periodísticas extractos de artículos de la escritora Eulalia Solé. Él rompe un elemento esencial del derecho de autor: el vínculo personal entre el creador y su obra. Echenique atentó contra la moralidad de la autora. En la actualidad se quiebra por completo la idea de Kant, desarrollada en el Derecho Romano Germánico, en donde una obra es considerada la extensión de una persona, es el reflejo de su personalidad, es irrenunciable, esencial y absoluta, sin necesidad de establecer formalidades para adquirir derechos sobre ella.  

Dicho lo anterior, nadie pretende colocar barreras a la creación de nuevas obras que tomen como cimiento otras creaciones como Bryce quiso hacerlo, pues la libertad de pensamiento ya sea de carácter científico o recreacional no es limitada en el país; sencillamente, si se toma parte de una creación ajena e incluso de uno mismo debe contarse con el permiso de este, u ordinariamente ser citado. Es totalmente injusto que se atribuyan obras ajenas a uno mismo, para mostrarlo como auténticas, es mejor contribuir a la diversidad de información de calidad, conllevaría a una sociedad más culta y educada.

Por otra parte, en la lectura se planteó como segundo componente del Derecho de Autor al derecho patrimonial el cual consiste en la facultad que tiene el creador mismo o sus familiares, para explotar de manera económica su obra. Sin embargo, esto continúa siendo papel escrito, sobretodo en el campo de la música, puesto que se copia parte de letras de canciones para la creación de otras nuevas, sin respetarse permiso alguno. Un ejemplo clave es la canción “Loca” de Shakira, la cual supuestamente fue compuesta por Eduard Edwin Bello, aunque en realidad los derechos le pertenecían a Ramón Arias y a la productora Mayimba Music.

El interés lucrativo de las disqueras se sobrepone a sus principios morales, puesto que se infringe con normalidad el derecho patrimonial. Lo único que importa es la venta de cd’s, las entradas a conciertos, utilidades tras ser escuchados en los medios de comunicación, etc. Tal cometido afecta de forma dual porque engaña a los seguidores de la cantante, tomándolos como objetos de burla y arremete contra el trabajo original de su creador, lo cual es todavía más preocupante. Pongámonos a pensar ¿Cuántos millones de dólares han podido ganar ambas partes? Mucho, eso sí.

En el caso anterior no se tomó en cuenta el derecho de transformación, en el cual el autor autoriza la creación de una obra protegida para la creación de una derivada, llevando a cabo una negociación entre él y el empresario. Considero justo el reclamo del autor original sobre su trabajo ya que ha sido creado de forma exhaustiva y por qué no dar palabra frente a su propiedad de la cual también aprovechaba económicamente. En ese sentido, no se debería caer en el plagio y engaño. ¿A quién no le gustaría ahorrar tiempo y dinero en vez de perderlo en un proceso jurídico que puede incluso llevarnos a la prisión? ¿O acaso se olvidaron de que el derecho patrimonial es transferible, y exclusivo? Porque el creador original puede dar la potestad de usar su obra con un fin lucrativo. No seamos incrédulos, las leyes tienen razón de ser. Respetemos el mérito ajeno, y no caigamos en la deshonestidad que nos hará ciudadanos calcos y corrientes.

Por último, se habla en la lectura sobre la masificación, a consecuencia de la sociedad de la información en la que vivimos. La verdad que es casi imposible controlar la información en la web, por ende, proteger el Derecho de Autor, pues las vías de acceso a la información son infinitas, tal es el caso de la información pirata que existe; por otro lado se hace hincapié en la globalización, la cual requiere de la accesibilidad libre y rápida en el intercambio de información, siendo totalmente difícil de evitar, por lo tanto hay cierta justificación en rebuscar contenidos sin autorización de su autor. Ante lo expuesto, considero que se debe trabajar exhaustivamente ese campo, una posibilidad es crear una entidad reguladora, encargada de examinar permanentemente los movimientos en la web, y aplicar sanciones de acuerdo a la gravedad del cometido que viola el Derecho de Autor.

Después de haber analizado la postura planteada en la lectura, considero que es necesario que se fiscalice paulatinamente a las instituciones o empresas que elaboren productos comunicativos, con el fin de dar información verídica y de calidad, respetando el Derecho de Autor, considerado un Derecho Humano. Así como también estoy de acuerdo en que las nuevas tecnologías propician la violación del Derecho de autor, a causa de la globalización y otros factores, eso obliga a crear nuevas leyes más específicas pues aún queda tiempo de proteger los derechos estudiando de forma meticulosa sus particularidades en el entorno digital.

Anuncios

¿Tiene fronteras el ciberespacio? ¿Es planetario por naturaleza?

Etiquetas

, ,

El ciberespacio no es planetario por naturaleza, aunque se desea que alcance ese nivel; sin embargo, las tendencias de interconexión dependen mucho de las relaciones culturales, sociales, históricas, económicas, y de cercanía en territorio físico.

Un caso que puede ser similiar al peruano es el argentino, allí la interconexión es periférica en las zonas más cercanas a su capital, a comparación de ciudades de otros continentes. Entonces, hablar de una globalidad en el ciberespacio, es una suposición no una realidad. Ante ello,  es necesario construir un mundo interconectado con el fin de aventajar vínculos entre el individuo y su contexto, tanto en países emergentes y tercermundistas.

FUENTE:

Buzai, G. ( 2014) Fronteras en el ciberespacio: El nuevo mapa mundial visto desde Buenos Aires. Revista Colombiana de Geografía. 23(2). Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-215X2014000200006 el 15 de agosto de 2016